SPACs: qué son y cómo invertir en ellas

Conociendo a fondo uno de los activos de moda

| autor: Óscar Méndez Valladares – 08 de Marzo, 2021 |

Wall Street. Qué es una SPAC

Todos hemos oído hablar de Nikola Motor Company (NASDAQ:NKLA) y la polémica que se generó a su alrededor recientemente. Probablemente también te suenen nombres como Skillz (NYSE:SKLZ) o DraftKings (NASDAQ:DKNG), algunas de las acciones preferidas de Cathie Wood para ARK. No es casualidad que éstas y otras de las empresas más sonadas del momento hayan accedido a la bolsa americana a través de SPACs y no con una IPO tradicional. Los datos no mienten: en todo 2020 se han recaudado casi los mis fondos a través de SPACs (64B de USD) que en IPOs tradicionales (67B de USD).

Pero la fiesta no terminó con las más de 200 empresas que salieron en bolsa a través de SPACs en 2020. El año 2021 viene cargado con algunas de las empresas más interesantes, como Butterfly Networks (apadrinada por Bill Gates). Por lo tanto, es fundamental que un buen inversor esté preparado para operar con este tipo de activos, y con este artículo vas a entender perfectamente qué son y los riesgos que corres al invertir en ellas.

¿Qué es una SPAC?

Las empresas de cheque en blanco, también conocidas como empresas de propósitivo adquisitivo especial o SPAC (por sus siglas en inglés) son empresas ‘fantasma’ (aquellas sin activos significativos ni operaciones propias) formadas por inversores cuyo único objetivo es el de recaudar fondos a través de una IPO para acabar adquiriendo una empresa privada (o parte de ella) y, de esta manera, llevarla a bolsa.

Existen diferentes tamaños de SPACs, dependiendo del capital que quieran recaudar los inversores para hacer la adquisición. Aún así, te habrás fijado en que el precio típico de salida de sus acciones es de 10 USD (aunque no siempre), independientemente del market cap. Este precio se da únicamente por costumbre, por lo que no están obligadas a mantener ese precio y deberías asegurarte del precio de salida de la SPAC en la que estés interesado en invertir.

Una vez se haya encontrado una empresa potencial con la que realizar la fusión, los accionistas de la SPAC deben votar si quieren proceder con ella o no. Si la votación resulta positiva, la empresa objetivo recibe el dinero recaudado por la SPAC y los accionistas de la misma obtienen la opción de recibir acciones de la nueva empresa o, si lo prefieren, recibir de vuelta su parte proporcional de lo recaudado (generalmente esos 10 USD que mencioné antes, más los intereses por dicho dinero). Por esta razón se dice (erróneamente) que las acciones de una SPAC no pueden bajar de 10 USD; podrían bajar si el precio de salida de las mismas es inferior a 10 USD. Cabe destacar que la opción de recuperar este dinero solo es efectiva antes de que se produzca oficialmente la IPO, cambiando de esta manera las acciones que se poseían por aquellas de la nueva empresa.

También puede pasar que los patrocinadores de la SPAC no encuentren una empresa objetivo con la que formalizar su fusión en el tiempo acordado que tienen para hacerlo (generalmente 2 años). En  ese caso, se devolvería el dinero recaudado a los accionistas, es decir, el valor con el que las acciones de la SPAC salieron a cotizar (NO su cotización actual).

¿Por qué se han vuelto tan populares?

La pregunta que seguramente te estés haciendo es por qué las SPAC están en boca de todos. La principal razón son las figuras que hay detrás de ellas. Desde profesionales de Wall Street hasta CEOs, pasando por algunos billonarios. En general, son figuras de éxito como Chamath Palihapitiya , fundador y CEO de Social Capital y uno de los primeros ejecutivos senior de Facebook. El mismo Chamath ha participado en numerosas SPAC como Virgin Galactic o Clover Health, aunque esta última se ha visto envuelta en polémica.

Estas figuras son fundamentales para las SPAC. Al fin y al cabo, son la única referencia que tienen los potenciales inversores para tomar la decisión de compra antes de que se anuncie su fusión. Por esta razón, suele ser interesante que la persona a cargo de la SPAC haya participado en otras anteriores que tuviesen fusiones exitosas. 

Chamath Palihapitiya, una de las figuras más importantes en el mundo de las SPAC.

Otro motivo importante por el que se han vuelto populares este 2020 es la situación económica incierta. Las SPACs han existido durante décadas, pero anteriormente estaban reservadas a empresas relativamente pequeñas que tenían problemas para realizar el proceso de IPO tradicional. Sin embargo, durante este pasado año multitud de empresas han necesitado financiación extra para asegurar su crecimiento y, debido a la alta volatilidad del mercado y la longitud media de las IPO tradicionales (hasta 6 meses), han decidido optar por el método de las SPAC para salir a bolsa en pocos meses. Una ventaja principal que ofrece a las empresas que buscan financiarse es que les permite negociar su valuación.

Principales riesgos al invertir en SPACs

El riesgo principal para los inversores que invierten en SPACs previamente al anuncio de su empresa objetivo es que lo hacen con los ojos vendados. Esto significa que confían en que el equipo detrás de la SPAC sea capaz de fusionarse con una empresa que cumpla las expectativas y atraiga la atención de nuevos inversores.

Otra cosa importante a tener en cuenta es que las personas detrás de la SPAC reciben muchos incentivos por cerrar acuerdos. Esto quiere decir que, en ocasiones, podrían no mirar por el mejor beneficio del inversor y sí por el suyo propio (cerrar un acuerdo con una empresa que no sea muy interesante, por ejemplo).

Los procesos de escrutinio a los que se somete a las empresas objetivo, aunque son exhaustivos, no lo son tanto como los que se realizan para una IPO tradicional. Esto puede acarrear problemas a largo plazo, ya que las empresas pueden no estar cumpliendo con lo que decían en un principio (como ha pasado con Nikola Motor Company, o el reciente short report de Skillz).

Por último, aunque ha habido en este último año grandes historias de éxito en SPACs (como la mencionada DaftKings u Opendoor) los informes muestran que el retorno medio de las SPACs entre el año 2015 y 2020 ha sido inferior al ofrecido por las IPO tradicionales.

La conclusión que se puede sacar es que las SPACs son altamente especulativas, por lo que debes hacer una gestión del riesgo especialmente buena y un gran análisis tanto de las figuras que hay detrás de las SPAC como de las empresas objetivo si ya son públicas. Pese a esto, merece la pena no perderlas de vista porque 2020 ha demostrado que las SPACs son una forma atractiva para muchas empresas privadas de salir a bolsa, y seguramente muchas empresas interesantes utilicen esta fórmula en el futuro.

Espero que esta explicación te haya servido de ayuda. ¡Feliz y rentable inversión!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.